SERIE JESÚS: «EL GRAN AMOR DE DIOS» – MENSAJE 3

Comunidad Cristiana Soyapango. 1 de noviembre de 2015
Serie: Jesús
EL GRAN AMOR DE DIOS

Comunidad Cristiana Soyapango. 1 de noviembre de 2015

Serie: Jesús

EL GRAN AMOR DE DIOS

Juan 3:16-21 “16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.  18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.”

Lecciones:

  1. ENTIENDO QUE DIOS ME AMA DE LA MANERA MÁS GRANDE QUE EXISTE.

Juan 3:16 “16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

  • Uno puede medir el amor de alguien por lo que da.
  1. DIOS QUIERE SALVARNOS Y NO CONDENARNOS.

Juan 3:17 “17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.  ”

2 Pedro 3:9 “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

Juan 8:3-11 “3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,  4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.  5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?  6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.  7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. 8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.  9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.  10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.”

  • Jesús no nos condena sino que nos salva, pero nos pide que nos alejemos del pecado.
  1. LA CONDENACIÓN CONSISTE EN AMAR MÁS AL PECADO (LAS TINIEBLAS) QUE A JESÚS (LA LUZ).

Juan 3:18 “18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.”

2 Corintios 4:3-4 “3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; 4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.”

Comentarios