SERIE: ANDAD EN EL ESPÍRITU – TEMA: LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO

Comunidad Cristiana Soyapango. 9 de agosto de 2020

Serie: Andad en el Espíritu

LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO EN NUESTRA VIDA

Juan 14:16-17, 26 “16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros…26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.”

Juan 16:7-8, 137 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio…13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.”

Hechos 1:8 “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos…”

  1. EL ESPÍRITU SANTO NOS CONSUELA.

Juan 14:1616 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre

  • EL ESPÍRITU SANTO NOS ENSEÑA Y NOS RECUERDA LA PALABRA DE DIOS.

Juan 14:2626 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

  • EL ESPÍRITU SANTO NOS CONVENCE DE PECADO.

Juan 16:8 “8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”

  • EL ESPÍRITU SANTO NOS GUÍA A LA VERDAD.

Juan 16:1313 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

  • EL ESPÍRITU SANTO NOS DA PODER.

Hechos 1:8 “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos…”